Noelia Morales: “Tengo que perder mucho más que un pecho para dejar de ser mujer”

img_atarrago_20181019-112322_imagenes_lv_otras_fuentes_captura-kkxH-U452423525698siH-992x558@LaVanguardia-Web

Parches para mastectomía de la marca Anna Bonny. (Anna Bonny)

“Cuando sufres una mastectomía, se da por supuesto que te vas a hacer una reconstrucción”, asegura Noelia Morales, fundadora de la firma Anna Bonny, la única en España que diseña parches para aquellas mujeres que deciden vivir con un solo pecho. “Creo que son muy valientes las que deciden reconstruirse el pecho, pero yo no me atrevería. Se ve como una fantasía, pero en realidad es un proceso más duro que el puramente estético”, argumenta Morales.

Para leer el artículo completo clicar aquí. Publicado en La Vanguardia.

¿Qué diferencia hay entre la cosmética vegana y la no testada en animales?

img_atarrago_20181115-122757_imagenes_lv_otras_fuentes_diseno_sin_titulo-kthB-U452946033284bXF-992x558@LaVanguardia-Web.jpg

Imagen promocional de The Body Shop. (The Body Shop)

La industria de la belleza viene siendo motivo de maltrato animaldebido al uso tanto de conejos como de ratones y monos para testar productos cosméticos y conocer sus posibles resultados. Por suerte, cada vez son más las firmas que se desmarcan de estos procedimientos tradicionales y apuestan por una producción libre de sufrimiento animal.

Es por eso que etiquetas como ‘orgánico’, ‘vegano’, ‘ecológico’ o ‘cruelty free’ aparecen frecuentemente en los envases de maquillaje y productos de cuidado facial. Pero, ¿cuál de estas características es la verdaderamente respetuosa con los animales?

Para leer el artículo completo, clicar aquí. Publicado en La Vanguardia.

¿Por qué incluso en Halloween las mujeres tienen que vestir sexys?

img_atarrago_20181018-105859_imagenes_lv_terceros_lidsay_lohan-k0V-U452414482130oDD-992x558@LaVanguardia-Web.JPG

Imagen de la película ‘Chicas Malas’. (Instagram)

La imagen estereotipada de la mujer está presente en todos los ámbitos audiovisuales: en la publicidad, en las películas y series, televisión, revistas… Lo más común es encontrar un referente femenino que reúna características físicas como la belleza, la juventud, tono de piel claro y un físico que encaje con las famosas y reclamadas medidas de 90-60-90.

La imagen de lo femenino está asociada a estos patrones y la sociedad espera, en cierta manera, que las mujeres se asemejen a éstos. Por su parte, la población femenina sufre desde la niñez una fuerte presión estética. Princesas Disney a las que admirar, maquillaje como regalo de cumpleaños, ropa que no busca su comodidad sino una bonita apariencia, son algunos de los ingredientes estrella para crear desde temprana edad esa necesidad de ser y estar guapa. Mientras tanto, los niños juegan con monstruos de varias cabezas y de diferentes colores y sus ídolos son superhéroes que se dedican a combatir el mal y salvar a la humanidad.

Leer el artículo completo aquí, en La Vanguardia.