#jesuisgorda

‪#‎styleforall‬. Así, con un hashtag, como si se tuviera que luchar por ello, como si fuera algo que reivindicar, como si el “style” estuviera reservado solo para unos pocos privilegiados. Con un hashtag, como una muestra de compasión, una manera de solidarizarnos con la prójima porque, pobrecita, no hay “style for her”, que es gorda. Luchemos pues, a modo de ‪#‎jesuisgorda‬, para hacer un esfuerzo y que ellas se sientan aceptadas haciendo evidente que todavía no tienen esa suerte. 

Pero, menos mal eh, que ha llegado el señor Mango para darles una tienda enterita para ellas, las gordas. Como si de un mensaje subliminal se tratase: ocupáis mucho y por eso os ponemos todo un local para vuestra ropa. Porque, claro, ellas no son como nosotras, necesitan nuestro apoyo y por eso hacemos ver que existen, que no son gordas, que son curvys, que pueden tener una marca solo para ellas. Porque, claro, normalizar la situación haciéndolas sentir mujeres, sin atributos diferentes, sin michelines que disimular, sin caderas voluptuosas que realzar, ni pechos que esconder, no sería rentable. A ellos les sale más rentable hacer de una característica una diferencia y aprovechar para decir “las gordas también se visten con estilo” o “las gordas también les gustan a los guapos”. Por eso mismo tenemos que ir reivindicando a golpe de hashtag lo que no se da de forma natural. Y por ahí andan muchos orgullosos de no mirar con desprecio a quien no sigue la norma, remarcando así que “lo normal” es seguirla y que quien no lo hace es el diferente, orgulloso, pero diferente.

Pero ahí no acaba todo: a parte de las que se tachan de diferentes, nadie se ha parado a pensar en el pavor que están extendiendo entre las “normales”. Ellas, que por fin encajan, no quieren parecerse a las raras, a esas por las que hay que pelear para incluirlas. Ellas quieren ser las protas porque se lo han ganado con tanto esfuerzo para conseguir ese cuerpecito. Ellas quieren ser los sujetos a los que va dirigida la publicidad “normal”. Porque formar parte del colectivo que entra dentro de los cánones actuales tiene mérito y tu entorno te premiará haciéndote sentir cómoda en esos vaqueros, sin cargo de conciencia al comer una hamburguesa o simplemente guapa mirándote al espejo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s