La ciudad que habito

Barcelona, bonita Barcelona, pensaba escribirte algo así como una oda del siglo XXI, pero he decidido que no, que no es el caso.

No te voy a vanagloriar y ponerte por las nubes porque, lo siento chica, pero no eres perfecta. Siempre estas llena de gente, la contaminación corre arriba y abajo de tus calles, tu mar muestra un color subceptible de cualquier posible chapuzón y estás dejando un poco de lado la vegetación, quizás deberías plantearte lo de ponerte a dieta. Pero me has acogido.
Me has hecho tuya y tu has querido ser un poco mía (indomablemente mía). Ahora que circulo por tus arterias desde el subsuelo con total destreza, que no se me resiste ninguna dirección entre tanta larga distancia (gracias a mi fiel amigo google maps, te tengo dominada.
Ya no eres esa desconocida que pisé el primer día con el mismo miedo que siente “el nuevo de la clase”. Ahora eres la ciudad que habito, la mía.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s