Unfair

Me alegro tanto de borrar ese recuerdo amargo que a veces me llevo conmigo del lugar que me vio crecer. Y es que no se lo merece, este lugar, que todo me lo ha dado para ser lo que ahora soy. Por fin me doy cuenta que es uno mismo quien decide con que se queda y que deja aquí. Yo elijo quedarme con las calles vacías, las caras conocidas, el silencio compartido, los caminos que sabes a donde llevan. El error fue mio al pensar que dejaba estas tierras por sus desperfectos, el error fue no apreciar que me iba buscar a otro lado lo incompatible con la isla del sol y la calma. Y es que soy yo la que hace compatible lo uno con lo otro, la compatibildad es relfexionar aquí lo conseguido allí, es tener un lugar donde llevar y compartir los sueños de la tierra prometida.

Anuncios

To know you, is to love you

Soy capaz de quebrantar todas las leyes de la física si no estás aquí, en mi almohada.

Más de 24 horas seguidas contigo exageran cualquiera de las distancias, hasta el punto de que tenerte más lejos de estas cuatro paredes se convierta en un abismo incommesurable. Esa simbiosis que nos hace uno, ese sin un tú no hay un yo, ese ir pegada a tu espalda desde que te levantas hasta que te acuestas no sabes el poder que tienen para hacer que los metros sean milímetros cuando estás aquí pero que los quilómetros se hagan años luz cuando no te tengo.

Aún no te has ido y ya hay una vocecita en mi interior que me suplica “no estés triste”. Aún no te has ido y, como dice la canción, ya te echo de menos.

Frío

Amor… dicen que hoy llega el frío.
Pero el frío llegó con la rutina;
que me hace quererte igual,
pero de lejos. Me corta las alas.
Me dispara las ganas…
de descubrir el mundo,
de darte la mano a ciegas,
de besarte con los ojos abiertos.

Echo de menos cuando el tiempo
no volaba sin permiso.
Y podía cansarme contigo (pero no de ti). No diré que pienso en ti a cada minuto,
porque tengo la cabeza en tantos sitios
que nunca está conmigo.
Pero te pienso en momentos raros,
largos, cortos, amables. Tuyos.
Me alejo del mundo y me acerco a ti;
y me relajo –un poco, no mucho-.
Entonces me duermo contigo, sin ti.
Soy el desastre en un caos, tranquilo en un mar en calma.
Soy tu ternura cada vez que se te escapa.

Raquel M. Rodríguez

Collage