Un momento de felicidad


Me sentía en la cúspide, en lo más alto, al frente de mi vida sin nadie con quien compartir el puesto. Y no había sensación mejor que pasear con andares esbeltos una sonrisa de oreja a oreja. Sin ningún sentido y con todas las razones para hacerlo, reía, reía y sentía que así alegraba a todos los que me rodeaban con paso firme. Los que decidieron unirse a mi fueron los que realmente hicieron real este nuevo punto de vista desde el cual ahora veía lo que sucedía a mi alrededor y, lo más importante, lo que quería que me pasara a mi.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s