Diálogo político y ciudadano

En estos últimos días hemos oído hablar de mucho “diálogo”: puerta abierta al diálogo, no habrá diálogo, sólo nos queda el diálogo… Cataluña y España necesitan dialogar, en definitiva. La consulta pretendía sacar del Congreso de los diputados ese diálogo que nos concierne a todos, no sólo a unos pocos políticos.

No quiero decir que esta nueva negación ante el Parlamento catalán haya sido la gota que colma el vaso, pero si ha sido una total declaración de intenciones. A pesar de que la independencia de Cataluña no fuera un motivo por el que todos los españoles lucharían, ni mucho menos, sí mostró la clara necesidad de escuchar al pueblo.

Dentro de nuestro sistema político representativo, totalmente partidista, hay poco dónde escoger. Es cuestión de blanco o negro, azul o rojo. Precisamente, lo que busca el diálogo es una amplia gama de grises dónde todos nos podamos ubicar, pero pocos parecen estar dispuestos a ello.

Lo que un día nos vendieron como libertad de expresión ha acabado siendo un juguete sin pilas al cual aún nos enorgullece contemplar.¿De qué nos sirve ahora? Ya no funciona. Nadie está dispuesto a escuchar lo que una gran mayoría pide a gritos. Este y otros muchos derechos sociales se han quedado en hablar por hablar, en una palabrería con la cuál es imposible dialogar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s